Archivo de la etiqueta: German Valdes Tin Tan

TIN TAN, ícono de rebeldía

Cartel de la película documental Tin Tan de Francesco Taboada y Aldo Tabone

Por Francesco Taboada Tabone

Cuando a finales de los ochenta el grupo de rock contestatario La Maldita Vecindad retoma la figura de Tin Tan como bandera, a nosotros los muy jóvenes nos pareció una reivindicación natural que se apegaba a nuestra forma de entender el mundo. El mismo Carlos Monsivais aplaudió el renacimiento de este comediante mexicano de finales de los cuarenta y década del cincuenta como una poderosa forma de resumen de los movimientos pachuco, chicano, cholo y barrial.

Desde 1968, México ha vivido una era de crisis política, económica y social. Las generaciones que nacimos en esa crisis hemos perdido el sentido de respeto a las instituciones y hemos adquirido valores morales que en nuestra historia sólo detentan los rebeldes. En la tradición hereditaria de héroes culturales que van sumando a su haber hechos libertarios que caracterizan a sus antecesores, Tin Tan surge como una figura que trasciende su tiempo histórico-lineal para colocarse en la perspectiva de espacio-tiempo perteneciente a la cosmovisión mesoamericana; y es que Germán Valdés había interpretado a personajes en franca rebeldía contra el sistema impuesto. En su primer largometraje, El Hijo Desobediente, le da vida a un chaval que se rebela en contra de su padre porque éste no le permite que ande “haciendo gorgoritos ante el público… ser una chachalaca de cabaret”, por el contrario, quiere que herede el gusto por el trabajo de producción agrícola y la actividad económica derivada. En Calabacitas Tiernas, Germán es un vagabundo que se burla de la burguesía capitalina engañándola al tomar el papel de un gran empresario del mundo del espectáculo; en El Rey del Barrio su personaje enfrenta a la mafia haciéndose pasar por un capo de grandes vuelos deshaciendo el mito de poder que envuelve al crimen organizado; en La Marca del Zorrillo pone en jaque a la autoridad en las figuras del gobernador y el jefe de la policía acudiendo a la sabiduría tradicional que le da las virtudes del nahualismo al convertirlo en zorrillo; El Revoltoso es un vago de barrio que escala en el sistema de clases sociales para quedarse con la mujer más codiciada de la alta burguesía y después regresar a su origen humilde; El Ceniciento es una denuncia frontal a la condición colonial del indígena mexicano; Las Locuras de Tin Tan es un filme que cuestiona al sistema médico institucional; El Sultán descalzo enfrenta los estereotipos que la sociedad ha creado del hombre exitoso y Tin Tan los destruye creando un hombre normal con sueños y anhelos que no se vende a las convenciones sociales. Toda esta amalgama de personajes en eterna lucha contra la imposición hicieron de Tin Tan uno de los personajes más queridos del pueblo de México.

Fue bajo la perspectiva de ahondar más en su carácter como ser humano, más que como ícono social, que decidimos Aldo Tabone y yo realizar una investigación que derivó en el largometraje documental que titulamos Tin Tan. Para esta película visionamos casi los 104 filmes de Germán y nos dimos a la tarea de entrevistar a quienes lo habían conocido. Para Gaspar Henaine “Capulina” fue una persona a quien nunca se le subió el éxito. Yolanda Montez “Tongolele” lo describe como un eterno improvisador que ponía en alerta constante al sistema de producción al hacer uso de la cannabis en las filmaciones o meterse sin previo aviso en un número de baile y darle un beso a la rumbera, escena clásica que aparece en El Rey del Barrio y en Tin Tan. Ana Luisa Pelufo lo recuerda como un niño chiquito que junto con su hermano Manuel “Loco” Valdés disfrutaba de la filmación sin jamás tomársela en serio. Para Fanny Kauffman “Vitola” fue el hombre que la “enseñó a amar… amar a su trabajo”, a disfrutar cada momento de la vida. Silvia Pinal le rinde tributo como un auténtico besucón, de los pocos actores que sí sabían besar y daba el beso como se debe, “besaba muy rico” dice su compañera en los filmes Me traes de un Ala y La Marca del Zorrillo. El escritor Fritz Glockner lo cataloga como el actor que a más mujeres ha besado en pantalla. Zamorita lo recuerda como un gran benefactor; Margarito, el artista más pequeño del mundo que compartió pequeños créditos con Tin Tan en El Maricachi Desconocido y La Odalisca número 13, lo describe como un auténtico actor “como los que ya no hay”. Para su hermano Manuel “Don Germán” como él lo llama con respeto ha sido el más grande actor cómico de todos los tiempos y un hermano inolvidable que ayudó a todos los que querían iniciar una vida en la industria cinematográfica. El “Hermosura” un afromestizo que trabaja en la playa de Tlacopanocha en el puerto de Acapulco y que fue adoptado por Tin Tan siendo niño, confirma que Germán Valdés repartía sus billetes “pachucos” a todo áquel que tuviera una necesidad, un hombre solidario.

El anecdotario recogido en el documental confirma la hipótesis, Germán Valdés era un hombre comprometido con sus semejantes y consciente de su responsabilidad social. Fue un rebelde tanto en la pantalla como fuera de ella y en eso radica su éxito, en la congruencia. Es por eso que trasciende su tiempo histórico y nos sigue entusiasmando con toda la frescura que su personaje sigue transmitiendo. Tin Tan se ha convertido a través del tiempo en el ejemplo de un ser humano en eterna lucha, es decir en el modelo de mexicano.

Con el objeto de rendir homenaje a su figura el largometraje TIN TAN de Francesco Taboada y Aldo Tabone se presenta este sábado 1 de septiembre en el Teatro Ocampo a las 19 hrs. en un evento lleno de pachucos y rumberas cuyo maestro de ceremonias será nada menos que Roco Pachukote. ¡Inolvidable!

Aldo Tabone, Roco Pachukote, Mamboska y Francesco Taboada