Archivo de la etiqueta: 13 Pueblos

Continúa el cineasta mexicano Francesco Taboada su gira por India

NOTIMEX. Una retrospectiva, integrada por los documentales “13 Pueblos en Defensa del agua, el aire y la tierra” (2008) y “Los Últimos Zapatistas” (2000), de Francesco Taboada, serán proyectados del 22 al 27 de marzo en las ciudades Ranchi y Jharkhand; así como en algunas comunidades indígenas de esta región. Dichas proyecciones, organizadas por el colectivo Akhra a través del documentalista indio y activista del movimiento de los pueblos indígenas en contra del desarrollo destructivo, Megnath, forman parte de una gira internacional en India del joven cineasta, la cual inició el mes pasado, durante el “Festival Internacional de Cine Vibgyor”. De acuerdo con Francesco Taboada, quien se ha dedicado a la investigación y al rescate de la tradición oral, las presentaciones de su obra continuarán en abril en las ciudades de Chennai, Calcuta, Mumbai y Nueva Delhi, gracias al apoyo de la Embajada de México en India. Respecto a su presentación en el “Festival Internacional de Cine Vibgyor”, realizado del 22 al 26 de febrero de 2012, indicó que se proyectó, en distintos foros, el largometraje “13 Pueblos en Defensa del agua, el aire y la tierra” (2008), el cual ha sido merecedor de 12 premios internacionales. Sobre la trama vale mencionar que relata la lucha de los pueblos indígenas del estado de Morelos por conservar sus recursos naturales. Asimismo se presentaron los cortometrajes de ficción “Vámonos a la Revolución” (2009) y “El Mensajero” (2011), ambos basados en testimonios de veteranos sobre la Revolución Mexicana recopilados por Taboada de 1998 a 2007 y se proyectó el largometraje documental “Maguey” (2012), que aún no se ha estrenado en México. “Nuestras películas fueron proyectadas con subtítulos en ingles. “Maguey”, hablada en idioma nahnu del pueblo otomí de México, fue traduciéndose verbalmente al Malayalam, mientras yo explicaba muy brevemente en inglés los diálogos”, comentó el creador. Satisfecho por los logros obtenidos, Taboada aseguró que “el poder compartir el cine mexicano con públicos que se encuentran del otro lado de México y recibir una respuesta tan entusiasta, es una experiencia muy reconfortante”. Autor de al menos 10 filmografías, entre largometrajes y cortometrajes, Francesco Taboada, es licenciado en Ciencias de la Comunicación y cursa la maestría en Estudios Mesoamericanos en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Ha sido profesor de historia de México y de realización documental; además ha impartido diversas conferencias de historia, medio ambiente, democracia participativa, cinematografía, indoamericanismo y Revolución Mexicana en universidades y congresos. Su activismo al lado de organizaciones sociales ha estado enfocado a favor de los derechos de los pueblos indígenas y la conservación del medio ambiente. Asimismo su obra fílmica forma parte de los libros «La Luz y la guerra, el cine de la Revolución mexicana», de Fernando Fabio Sánchez y Gerardo García Muñoz, editado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) y la Filmoteca de UNAM, 50 años» de Rafael Aviña.

Los Últimos Zapatistas y Pancho Villa en Puebla; Tin Tan en Australia, 13 Pueblos en Portugal

El miercoles 9 de noviembre a las 15:00, 17:15 y 19:30 hrs. exhibiremos LOS ÚLTIMOS ZAPATISTAS y el miercoles 16 de noviembre a las 15:00, 17:15 y 19:30 hrs. exhibiremosPANCHO VILLA, LA REVOLUCIÓN NO HA TERMINADO en Cinemateca Luis Buñuel 5 Oriente 5 (dentro de la Casa de la Cultura) Centro Histórico. Puebla, Pue. Tel: (222) 232.4647 Ext. 120 y 121

TIN TAN en Sydney,  Miércoles 9 de noviembre a las 19 hrs. y viernes 11 a las 20:30 hrs. www.holamexicoff.com

13 Pueblos en defensa del agua, el aire y la tierra se exhibirá Portugal, en la Casa de las Artes, con dirección en Av. Sá da Bandeira, 83. Coimbra. El próximo 9 de noviembre de 2011 a las 21:30 horas. Presentación y comentarios del dr. Raúl García Barrios, CRIM-UNAM.

 

Ambientalistas logran salvar árboles en la Glorieta de Zapata

Este artículo se publicó en el Diario de Morelos el 29 de diciembre de 2010.

La ciudadanía organizada dice “No” al distribuidor vial en Buena Vista
Por Francesco Taboada Tabone*

El distribuidor vial en la avenida Emiliano Zapata, el segundo piso en Plan de Ayala y el proyecto de libramiento norponiente en nuestra ciudad, demuestran en realidad la falta de capacidad de las autoridades para enfrentar dos problemas principales: la reforma estructural del transporte público y la falta de democracia en torno a las obras públicas.
Yo nací en la colonia El Vergel, en una casa tupida de árboles. Hoy no quedan rastros ni de la casa, ni de la abundante flora que le daba nombre a la colonia. En mi niñez fui testigo de la destrucción de la avenida Plan de Ayala. Tal como lo hicieron mis padres antes que yo, caminaba desde mi casa hasta la secundaria en la calle Pericón. Pasaba por el Casino de la Selva y gozaba de sus jardines y su alberca, era una caminata que regocijaba mi espíritu en plena pubertad. La ignorancia y sobre todo la ausencia de ética de los gobernantes transformó esa zona, y muchas de nuestra ciudad, en un corredor exclusivo para vehículos. Constaté como el carro desplazó al peatón, al ser humano.
Los proyectos que privilegian a los automóviles en detrimento del pedestre están llevando a nuestra ciudad al borde del caos. Como lo dice la propaganda del movimiento internacional para recuperar las calles: “La privatización del espacio público bajo la forma de los automóviles sigue deteriorando las dimensiones de vecindad y de comunidad. Los planes viales, los parques industriales y los centros comerciales se unen para desintegrar la comunidad y banalizar las regiones. Cualquier sitio termina siendo igual que cualquier otro. La comunidad se convierte en un artículo de consumo, en una aldea comercial, narcotizada y bajo constante vigilancia.”
En los últimos años los gobiernos “prianistas” han tratado a los ciudadanos como rehenes. Sus decisiones han sido tiránicas, pues todo lo hacen de espaldas al pueblo y la mayoría de las veces, en contra de su voluntad. El distribuidor vial está pensado únicamente para los automóviles. Transporte público y peatones no tienen lugar. Al construir túneles, puentes y reducir banquetas y áreas verdes se sacrifica la vida comunitaria que este barrio enarbola. Se pone en riesgo la seguridad del peatón y la calidad de vida de los habitantes del barrio.

El 24 de diciembre, el Ayuntamiento mandó a cortar los árboles que se encuentran en la avenida Francisco Villa en la glorieta de Zapata, en el barrio de Buena Vista, rompiendo el acuerdo en el que el secretario de gobierno se comprometió a que esos árboles se respetarían a pesar de la construcción del distribuidor vial. Rápidamente vecinos y ambientalistas acudieron al lugar y se subieron a enormes laureles de la India para defenderlos con su vida. La masacre de árboles cesó; sin embargo a las 9pm de la “noche buena”, llegó una cuadrilla de empleados del ayuntamiento armados de motosierras. Los ambientalistas habían instalado un campamento y los taladores no se atrevieron a ejercer su labor. La noticia cundió por todo el barrio de Buena Vista y a las 6pm del 25 de diciembre, día de navidad, se convocó a una reunión que tomó la resolución de exigir al ayuntamiento el respeto a los árboles y el derecho ciudadano a conocer, opinar y decidir sobre las obras que el gobierno realiza con dinero de nuestros impuestos. La lucha en contra del distribuidor vial se reactivó.
Esta experiencia de resistencia está contribuyendo a que en nuestro estado no se construya una sola obra más sin el consentimiento de nosotros, los ciudadanos. Mucho más allá de la labor legislativa mediocre y corrupta que los diputados desempeñan, los ciudadanos organizados estamos dando enormes pasos exigiendo al gobierno que aprenda a mandar obedeciendo. Queremos un transporte público de calidad, queremos una ciudad que respete al peatón, queremos parques, queremos ser nosotros los que decidamos el tipo de obras que nos benefician.

Para terminar, la estatua de Zapata que se encontraba en la glorieta, representaba al General a trote en caballo, con el machete desenvainado y en dirección a la ciudad de México como un símbolo de protección y defensa de nuestro estado. Zapata fue colocado ahí y en esa posición, precisamente como un recordatorio de la soberanía de nuestra entidad. Ese Zapata con la vista fija en la burguesía gobernante de la ciudad de México parecía decir “no somos una colonia del Distrito Federal ni nunca lo seremos”. La urbanización salvaje y depredadora en Cuernavaca va sin duda en contra del ideal zapatista. Cambiar de lugar o posición esta colosal estatua es un error histórico que sólo reitera la ignorancia de quienes nos gobiernan.

*Autor de los largometrajes Los Últimos Zapatistas, Pancho Villa, la Revolución no ha terminado, 13 Pueblos en defensa del agua, el aire y la tierra y Tin Tan. Es miembro del comité ciudadano que está a cargo del proyecto del Parque Tlaltenango.

Video: Ecocidio en la glorieta de Zapata