El espía de Zapata

 Don Mauricio Ramírez Cerón, oriundo de Tilzapotla, fue un veterano zapatista. Sirvió a las filas revolucionarias desempeñándose como espía. Guardaba celosamente su revolver y para nuestro deleite cinematográfico, detonó dos disparos durante la entrevista. Su arma le recordaba su pubertad junto al ejército rebelde.”El General vino a mi pueblo y le ofrecieron unos toros. Estaba observando a los montadores, solito.

Mauricio Ramírez Cerón. Veterano del Ejército Libertador del Sur. Fotograma del largometraje documental Los Últimos Los Ultimos Zapatistas. foto: Sarah Perrig.
Mauricio Ramírez Cerón. Veterano del Ejército Libertador del Sur. Fotograma del largometraje documental Los Últimos Los Ultimos Zapatistas. foto: Sarah Perrig.

Me acerqué y le dije con voz firme -Quiero irme con usté. -Tas muy chico tú. -No me importa, quiero ser zapatista. A mi tío se lo llevaron los del gobierno y no tardan en venir por mí.-Esta bien, vete con Lorenzo Vázquez y dile que te de una encomienda.” Siguiendo las instrucciones del General, don Mauricio buscó en Buena Vista de Cuellar al general Lorenzo Vázquez quien le dijo lo mismo. Ante la insistencia del chamaco, el general Vázquez le dio la tarea de ser espía. Lo hicieron pasar por frutero y así se infiltró en las filas enemigas. Regresó al campamento zapatista con la información y fue así como comenzó su carrera revolucionaria siendo sólo un niño de trece años.

Reunión de Zapatistas. Mauricio Ramírez Cerón y Felipe Ramos Vargas. Veteranos del Ejército Libertador del Sur. Ambos entrevistados por Francesco Taboada Tabone para el documental Los Últimos Los Ultimos Zapatistas. foto: Sarah Perrig.
Reunión de Zapatistas. Mauricio Ramírez Cerón y Felipe Ramos Vargas. Veteranos del Ejército Libertador del Sur. Ambos entrevistados por Francesco Taboada Tabone para el documental Los Últimos Zapatistas. foto: Sarah Perrig.

Yo lo entrevisté en 1998. Me había hablado de él otro veterano Felipe Ramos Vargas. Precisamente el método que tenía para confirmar la veracidad de la identidad de los veteranos así como sus relatos era a través de otro veterano que diera referencias, que fueran compañeros de tiempos de la guerra civil. Una de las ocasiones que lo visité acudí junto con el mismo Felipe, no se veían hace cincuenta años. Les dio muchísimo gusto y hablaron durante horas recordando viejas andanzas y antiguos conocidos, todos difuntos por cierto.

Mauricio Ramírez Cerón. Veterano del Ejército Libertador del Sur, mostrando la línea de la vida en la palma de su mano a los cien años de edad. Su testimonio es parte del largometraje documental Los Ultimos Zapatistas . Foto: Francesco Taboada.
Mauricio Ramírez Cerón. Veterano del Ejército Libertador del Sur, mostrando la línea de la vida en la palma de su mano a los cien años de edad. Su testimonio es parte del largometraje documental Los Ultimos Zapatistas . Foto: Francesco Taboada.

En otra visita le pedí que me mostrara la palma de su mano. La llamada “línea de la vida” era más bien corta, sin embargo don Mauricio vivió hasta los ciento tres años y como él mismo lo dijo: “Seré zapatista hasta el último día de mi vida”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *